Hace poco más de 35 años en Hampshire, Inglaterra, un joven comerciante de té persiguió su visión de crear un té excepcional que pudiera disfrutar cualquier persona, en cualquier parte del mundo.

Inspirado por el amor puro por el té, él y sus hermanos se embarcaron en la misión de encontrar y trabajar con los mejores jardines de té del mundo. Construyeron asociaciones confiables y a largo plazo con los propietarios de esos jardines de té para poder mezclar los tés más extraordinarios del mundo.

Hoy, Ahmad Tea trae más de 30 millones de tazas de té al día a los amantes del té en más de 80 países diferentes. Desde los centros urbanos más influyentes del mundo hasta los pueblos remotos más pequeños, todos pueden disfrutar de una taza de té Ahmad perfectamente preparada.